Lun. Oct 18th, 2021

Para aquellos de nosotros en nuestros 50, fueron los 80 los que trajeron el veneno de la motocicleta a nuestros cuerpos. Son los años del “canto del cisne” de la motocicleta española, durante los cuales desaparecen casi todas nuestras marcas y aún se recuerdan algunas motos. Y la apertura del mercado que trajo motocicletas que ni siquiera habíamos soñado durante 10 años.

Bultaco y Ossa cierran; Sanglas pasa a ser Yamaha, junto con lo que queda de Mototrans (Ducati, en España) y Montesa en Honda. Puch resistirá un poco más y Derbi, Rieju y MotorHispania sobrevivirán. Pero están llegando las marcas Honda, Yamaha, Suzuki, Kawasaki, KTM y otras que se buscaban en ese momento.

Son “mis años”; Fue durante esos años que comencé a conducir motocicletas y soñaba con cambiar mi Cobra TT ’81 por algo más rápido y potente.. Y empezamos a ver motos como la RD 350, KTM Cross y Enduro o incluso en revistas porque todavía no han llegado, niños prodigios sobre dos ruedas como la Honda CX 500 Turbo o la Suzuki RG 500 Gamma. Pero también hubo motocicletas nacionales; con mala fama, eso sí, y no ganada por sí sola. Motos como la Bultaco Streaker, Ossa Copa o Rieju MR80 no podrían haber hecho un buen trabajo como tampoco lo hubieran hecho en el mercado. Por supuesto; Después de años de suspirar por las motos que no llegaban aquí, todo el mundo quería probar estas novedades y no solo una más de las marcas habituales.

Habría que esperar a que cierren estas fábricas y desaparezcan estas motos, para que los tiempos les hagan justicia y, en muchos casos, hoy son más valoradas y buscadas que sus contemporáneas japonesas. Confírmelo; En 1983 anhelaba una “prisa” (apodo atribuido al MBX 75 Hurricane, al menos en mi área) y miraba con desprecio al Streaker, pero hoy añoraría uno de los Bultaco muy caros y codiciados mientras no pagaría lo mismo por el Honda.

Estos son nuestros años en los que estamos entre los 40 y los 50. Y entre sueños en los que te veías luchando curva tras curva con Spencer, Lawson o Mamola en el Jarama, Paul Ricard o Laguna Seca, también soñaste con llegar a los conciertos de Mecano, AC / DC o Total Sinister montado en un Le Mans III. Y en los días más “realistas” para ver si has atrapado al menos un Puch Condor más humilde o un Gilera KZ125 no tan humilde

1. Velocista Bultaco:

Runabout bultaco

Bultaco, hay que admitirlo, no siempre estuvo bien con sus motos. Particularmente estético. Una Mercury 175GT, por ejemplo, no era bonita, pero siempre fueron buenas motos. Y rápido. El último en romper las cadenas cuando se trataba de motos de carreras no fue así. Era rápida, atlética y hermosa. De hecho, fue el que trajo nombres tan importantes a los circuitos de nuestra historia de la motocicleta como Jorge Martínez “Aspar”, Sito Pons o Joan Garriga: todos pasaron por la “Streaker Cup”.

Un chasis multitubular original y ligero, última evolución del Bultaco Small Block, con cilindradas de 75 y 125, con frenos de disco y suspensión, si no la última si es eficaz. Motocicletas rápidas y ligeras que debió ser uno de los pilares del relanzamiento de Bultaco, en los últimos años la marca. De hecho, hubo dos versiones; el famoso “blanco y negro”, todos con sus “fans” hasta el día de hoy.

El “negro” apareció en 1977. El proyecto llegó demasiado tarde; Tuvo que reemplazar al viejo, viejo Junior, pero se suponía que iba a montar el primer motor de la serie MK15. No podía ser y se presentó con el motor “de siempre”, debidamente ajustado. L.uno blanco, dos años después se modificó en algunos aspectos como la zaga y, sobre todo, presentó novedades en el motor; Todavía no era el MK15, del cual solo había un prototipo en la versión Streaker, pero la tapa del cárter en el lado del embrague ya había cambiado cuando la transmisión de cadena primaria dio paso a una caja de cambios más moderna debajo.

No tuvo mucho tiempo para soñar con ella: los Honda Hurricanes, los Yamaha TZR y otros llamaron a la puerta. Pero si todavía puedes soñar con cómo habría resultado esta moto si Bultaco hubiera sobrevivido: motor de agua Mk15, suspensión con bielas €

2. Rieju MR80:

Rieju MR80

Finales de los 70 y principios de los 80. El mercado de las motos todoterreno de 75cc es muy importante numéricamente en España. Estos son los años en los que la generación Baby Boom tiene alrededor de 16 años; Con la A1 en el bolsillo y la bicicleta de campo como principal “área de negocio” de las marcas nacionales, es lógico que muchas marcas se ocupen de este segmento. Con el Cobra, Puch presenta el chasis M82; Usan el mismo motor que se desarrolló a mediados de la década de 1970, comenzando con un motor austriaco de 50 cc. Voladizo y una estética más avanzada y más “de motocicleta” que la anterior Cobra MC 75 y TT deslumbra a muchos. Pero si de verdad quieres “caballos”, tienes que ir a los preparativos Monjonell Replica Cobra, M82 TT o Santiago Blanco, X3 y X4. Montesa y Bultaco no parecen “saberlo”: sus motores están desactualizados y lejos del rendimiento de Puch. Derbi lo hace mejor; el C6 funciona bien y es una buena base para los preparativos. Y Rieju lo “borda”.

El maratón, presentado a finales de la década de 1970, está equipado con el motor Minarelli. Es la misma base mecánica sobre la que viajan muchas motos italianas y que muchos de nosotros realmente hemos soñado, una auténtica “fruta prohibida”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *